22 de mayo de 2010

Tú eres mi única y verdadera emoción

No había tenido noticias de ella en mi vida. 

Desconocía su existencia, su voz y su nombre, y también su peripecia vital que, a la postre, la había convertido en lo que realmente era. Sin embargo, en el momento en que supe de ella, ya no puede desengancharme de las inflexiones de su voz, de un estilo cantando un tanto antiguo, incluso dirían algunos, relamido, pero con una forma sutil, suave y personalísima de acercarse a un jazz balanceado de un ligero blues.  

Sería más norteamericana que la mantequilla de cacahuete pero tenía un aspecto, unas maneras y unas melodías tan europeas, casi tan francesas, que me hacían pensar en otros tiempos musicalmente hablando, mejores.En definitiva, que Melody Gardot, se ha convertido por derecho propio en uno de esos sonidos habituales que me acompañan cuando llego a casa a relajarme, con su delicioso, emocionante, triste e incluso por momentos hondo, My one and only thrill.

Y encima ha conseguido una versión que me entusisma de una canción que siempre odié, por relacionarla instintivamente con la cursi Judy Garland.


(Lamento los anuncios...)

1 comentario:

jordim dijo...

joder, cojonuda esa versión.