19 de septiembre de 2009

Mira siempre el lado bueno de la vida

Mi hermano, del que ya he hablado en otras ocasiones -el persistente, el masivo consumidor de cultura audiovisual - siempre ha destacado de entre sus humoristas favoritos (Faemino y Cansado, Les Luthiers etc.) a los Monty Python. Se compró la colección entera de la serie que hicieron para la televisión británica, así como sus películas. A fuerza de tesón y de pedirme repetidamente que lo viera, consiguió que yo riera algunos de sus disparatados gags y chistes absurdos. Otros me han resultado siempre completamente ininteligibles: hablamos del surrealismo español pero anda que los ingleses...

Pero hoy sólo quería referirme a los MP tangencialmente. La cuestión es que se ha estrenado en Madrid el musical Spamalot, de los Monty Python y adaptado a la escena y a la idiosincracia española por el Tricicle. Estos tíos son unos genios y me parto con ellos, no me pierdo ninguna de sus obras y a pesar de que no había visto ni la película en que se basa el musical ni mucho menos, el musical inglés, estaba segura de que la mano invisible de los cómicos catalanes se notaría en el resultado final.

La verdad es que la obra es un despelote, un derroche de talento actoral, de buen humor y alegría, con el sello oculto de los de Barcelona, en forma de chistes visuales. Divertidas las canciones, los gestos, las caras, las bromas, y los dobles sentidos. Si tenéis oportunidad, id a verla porque os va a encantar. Y sales con la sonrisa en la boca y una buena dosis de energía para ver el lado bueno de la vida..



No hay comentarios: