8 de octubre de 2008

Los hombres que no amaban a las mujeres



Es un buen título para un libro y la novela de Stieg Larsson me
 tiene simplemente fascinada. Reconozco que me costó un poco entrar en la historia, tal vez por el tamaño del libro, tal vez por la inconexa y farragosa presentación inicial de los personajes. Sea cual fuere la razón, en un determinado momento, en el segundo o tercer capítulo, apareció el personaje definitivo que enganchó mi atención y me ganó definitivamente para la novela. Es la antiheroína por excelencia, fuerte y desvalida a un tiempo, a quien no hay quien comprenda pero que despierta una irresistible e inmediata simpatía. Tremenda. Llevo la mitad del libro y me ha empezado a entrar el pánico a que se acabe. Y eso, que nunca fui especialmente devota de las historias detectivescas... mi sorpresa literaria del año.


1 comentario:

Diomedes dijo...

Me parece una estupenda idea, estoy ansioso por leer tus artículos. En cuanto al libro, no lo he leído, pero si tu me lo recomiendas...